angustias

EL DUELO SUPONE UN CAMBIO PROFUNDO

Cuando se atraviesa una crisis existencial inmensa como la que supone la muerte de un hijo, un hermano o cualquier otro ser al que amamos con locura nos enfrentamos a un cambio personal profundo. Cada uno de nuestros hábitos, de nuestros pensamientos, de nuestras creencias, incluso de nuestras células están ligados a este ser que ya no vemos, no oímos, no podemos abrazar…Eso provoca un dolor agudo, insoportable. Nuestros proyectos de futuro se desvanecen y debajo de nuestros pies asoma el vacío. De repente no hay camino, solo dolor. Los primeros meses yo necesité parar, llorar, sentir… Y lo he ido necesitando, en mayor o menor intensidad, muchas veces más durante estos 13 años.

El duelo supone un cambio íntimo y exige una transformación grande. El proceso es lento, casi imperceptible, como todos los movimientos del alma, y nada tiene que ver con lo externo. Por sí solo de poco sirve mudarse de casa o de país, por decir algo. La clave, lo que nos permitirá ver la luz después del túnel, reside en nuestro interior. Hay que ir atravesando capas de rencores antiguos, de angustias heredadas, de abandonos y desesperos hasta dejar al descubierto el amor y la confianza. La travesía hacia uno mismo es una aventura que produce temor, pero no hay alternativa. Lo demás nos deja atrapados en la vida de antes, en un laberinto imposible de sufrimiento. Si decidimos seguir adelante, tendremos que pasar muchos ratos con nosotros mismos en silencio, sin distracciones, curando nuestras heridas. El camino del duelo es solitario pero, si estamos atentos, aparecerán personas y situaciones que nos pueden echar una mano, como sucede en los cuentos de los príncipes que recorren bosques encantados. Si matamos al dragón, si enfrentamos nuestros miedos, podremos volver a la vida sintiendo el amor que nos une para siempre a nuestro ser querido muerto. No importa el tiempo que tardemos en conseguirlo ni las veces que caigamos en el intento. Tenemos una vida y encontrarle sentido es una buena manera de vivirla.

PONER ORDEN

 

Estos días ando atareada poniendo orden a mis emociones revueltas. Con la llegada de las golondrinas, que revolotean alocadas en el cielo azul de Barcelona desde hace ya unos días, se despierta en mí un desasosiego que no cesa hasta que encuentro un lugar para cada uno de mis sentimientos. Este año, además, me he dado cuenta que me toca hacer limpieza a fondo y deshacerme de un montón de maneras de hacer viejas que ya no me sientan bien. Por ejemplo, a mi me cuesta dejarme cuidar, me es más fácil dar que recibir y eso, cuando toma las riendas, me rompe la armonía, me desequilibra, me bloquea. Es un mal que arrastramos muchas mujeres –de mi familia pocas se salvan–, que yo ya no quiero, y he colocado en la pila de las cosas para tirar. Me he puesto manos a la obra y estoy intentando hacer mía la frase: ‘cuanto más amor acepto, más amor tengo para dar’. De momento tengo el alma patas arriba y, sentada en el suelo del desván donde acumulo todo lo que arrastro, estoy desgranando a ciegas mis angustias, esas que forman la piedra grande que me oprime el pecho cuando el corazón se siente incómodo porque le falta espacio para respirar la vida.

Contador

Visitas

SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS

Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen