CURSOS Y CONFERENCIAS

HABLAMOS DE LA MUERTE EN MURCIA

Tengo la suerte de volver a Murcia de la mano de la Asociación Amanecer, junto a Cecilia Borrás, para compartir sentimientos y herramientas que ayudan a transitar los grandes duelos. Os dejo aquí más información sobre el encuentro. Me encantará daros un abrazo en directo.

“ENCUENTROS “
El día 2 de junio se realizará este encuentro con Mercè Castro y Cecilia Borrás, va dirigido principalmente a personas dolientes por la pérdida de un ser querido.
De 10 a 12 horas del sábado se harán dos grupos, uno liderado por Cecília con personas supervivientes a la muerte por suicidio de un familiar y el otro grupo dirigido por Mercè para personas con pérdidas de hijos, parejas, padres o hermanos. En estos grupos se establecerá un diálogo compartiendo vivencias y sentimientos sobre el duelo.
Tendremos una pausa al medio día y después de la pausa realizaremos una reunión conjunta de todos con distintas dinámicas para conocer nuestros recursos y fortalezas para afrontar el dolor por la muerte de un ser querido.
Este encuentro incluye la comida como una forma de compartir nuestras vivencias y experiencias y de estrechar lazos de empatía y amistad.
Después de comer realizaremos un acto de cierre de lo que ha supuesto este día de encuentro y convivencia.
El lugar donde se realizara el acto es la casa de Ejercicios de
Guadalupe en Murcia
Organiza: Asociación Amanecer

TALLER DE PRIMAVERA

SÁBADO 21 de Abril

 

 

HORARIO: de 10h a 13:h

 

 

LUGAR: BARCELONA

 

 

INFORMACIÓN E INCRIPCIONES:
Tel. 650 98 38 80
mercecastro@mercecastro.com

 

 

 

TALLER DE PRIMAVERA: RECUPERAR SERENIDAD Y ENERGÍA

La luz ya es distinta, el día más largo, el aire cálido, el color intenso y verde de las hojas nuevas, pura vida, el perfume suave y sugerente de las flores… Estamos en primavera ¡y la fuerza de la tierra lo inunda todo!

 

 

Es un buen momento para abrir el armario de nuestro corazón y empezar, sin prisas y con cariño, a dar nombre a nuestras emociones antes de que la nostalgia, quizá, nos paralice.
Por eso, porqué los cambios de estación no son fáciles cuando uno atraviesa una gran pérdida, abro la posibilidad de participar en un taller en el que ofrezco las herramientas que a mí me han ayudado a transitar el camino del duelo, a encarar mis primaveras y la vida entera, con una actitud más alegre y sosegada.

 

La intención es crear un espacio íntimo y seguro para volver a estar presentes con más energía, paz y confianza.

DUELO POR LA MUERTE DE UN HIJO

 

 

 

Este sábado, día 24, en Santander, daré un taller sobre duelo, en “ Ceiba, Espacio Psicoterapéutico Integral”,que dirige la psicóloga María Fernández Lavín. Me encantará compartir las herramientas que a mi me han ayudado con todos los que podáis asistir.
Un abrazo grande

 

 

 

DESPUÉS DE LA MUERTE DE UN HIJO

 

 

TALLER DE DUELO EN SANTANDER

SÁBADO 24 DE FEBRERO

La muerte no sigue un orden cronológico, no entiende de edades y algunas personas tenemos que enfrentarnos al desgarro, al dolor inmenso que produce perder un hijo. Nadie, creo, está preparado para eso.

 

Después de un golpe así es difícil volver a encontrar sentido a la vida pero, aunque parezca mentira, no es imposible. De los destellos de luz que me han ayudado a atravesar mi duelo hablaremos el sábado 24 de febrero en Santander. No hay fórmulas mágicas, cada uno tiene que recorrer su propio camino, pero si mis palabras reconfortan un poco algún corazón roto me sentiré inmensamente feliz y agradecida.

 

 

Me hace ilusión estar en Cantabria y compartir mi experiencia. Hace tiempo que venimos hablando de este taller y ahora es ya una realidad. Doy las gracias, de ante mano, a las personas que asistirán, algunas las conozco como a Maite Amigó, a otras las conoceré allí y agradezco especialmente a la psicóloga María Fernández Levín su amabilidad y la eficaz organización del encuentro.

 

Nos vemos en Santander.

Si necesitas más información:

Tels: 942 037 093 – 637 447 931

DULCES DESTELLOS DE LUZ EN MENORCA

Cuando murió Ignasi estuvimos 40 días seguidos en Menorca. La isla nos ayudó a pasar aquel primer verano silencioso, lleno de incertidumbre. Allí recibimos el calor de mi hermana y de mi hermano que vienieron, por sorpresa, a mimarnos. También con silencio amoroso nos arropó nuestra amada vecina Montse y su hijo Oriol, testigos de otros veranos bulliciosos, en los que compartíamos risas y la alegría inmensa de ver crecer a los niños.

 

Menorca es un lugar especial para mi, por eso me hace tanta ilusión presentar allí “Dulces destellos de luz”, junto a Mariona Fernández, una mujer sabia, menorquina de adopción, que entiende mucho de dolor y amor, directora de Talleres Islados http://talleresislados.net/. 

 

 

 

Los encuentros que tendrán lugar en Alaior, Ciutadella y Mercadal están organizados por la Associació d’Acompanyament al Dol de Menorca, “Lligams”, que dirigen personas maravillosas, Lina Caimaris y Rafaela Triay. La prueba de que del dolor es posible que nazca algo bonito es nuestra reconfortante amistad. Las tres hemos vivido la muerte de un hijo. Gracias Pedro, Gracias Andrés, Gracias Ignasi.

 

 

Sí, mi relación con Menorca es intensa, muy profunda, allí sintonizo con facilidad con mis miedos aparcados, pero también la isla me invita con dulzura a reconciliarme con la vida, con el planeta y me conecta con algo más grande que nos une a todos. Menorca es terapéutica, como lo fue la señora Inés y lo es María Ángeles, otras dos vecinas de mi calle isleña, como lo son todas las madres menorquinas que, gracias a “Lligams”, he conocido y forman parte ya de mi memoria, de mi corazón. Me produce alegría saber que volveremos a abrazarnos en directo, el fin de semana del 17 de noviembre, a poco más de un mes de Navidad.

HABLAMOS DEL DUELO EN ALBACETE

 

I JORNADAS DE DUELO
ORGANIZADAS POR LA ASOCIACIÓN DE NIÑOS CON CÁNCER AFANION

Ignasi se dio un golpe en la cabeza y estuvo tres días en la UCI, pero muchos otros hijos mueren tras una larga enfermedad que, muy probablemente, deja a los padres exhaustos, con el alma y el cuerpo inmensamente agotados, de tanto velar con inmensa ternura lo que más aman, de tando dolor que supone ver morir a un hijo.

 

Su duelo empieza al oír el diagnóstico, pero seguramente queda en gran parte aparcado porqué nos agarramos a la esperanza hasta que la realidad se impone. El amor nos mantiene en pie, hasta el último suspiro, y sigue siendo la tabla de salvación durante la extensa travesía del duelo.

 

De la muerte y de las herramientas que nos ayudan a volver a la vida hablaremos en Albacete, este sábado, 28 de octubre, en la sede de AFANION, CRISTOBAL LOZANO,15 ALBACETE wwwafanion.org

GRACIAS MURCIA

 

He vuelto a casa llena de vuestra sabiduría, de vuestro cariño, de vuestras experiencias… Me siento infinitamente agradecida de haber podido estar cerca de personas sensibles, amorosas y, por ello, a mi entender, enormemente valiosas como profesionales sanitarios, qué suerte tiene el Hospital de la Arrixaca de contar con vosotros, qué suerte tienen los enfermos de estar en vuestras manos! Gracias por todo lo que me habéis enseñado, por la esperanza que estáis sembrando, por el consuelo que dais a los demás en momentos de tanta vulnerabilidad. Gracias de corazón y felicidades para ti Mirella Rosique GaaDi Grupo Duelo Mirella por impulsar ese gran proyecto de humanización que ya ha cumplido dos años. Gracias a todos los ponentes por enriquecer mi alma. Gracias a Pastora Mompean Franco a Antonio y a Eloisa, a Virginia, a Aten, a Maite Amigo, a Veronica Soto Herrero, y a TODOS los que no nombro, pero siento igualmente cerca, por tanto cariño.

HABLAMOS DEL DUELO EN MURCIA

 

19-20 de Octubre 2017

 

Un día, tal vez te anuncian un diagnóstico médico que te deja prácticamente fuera del mundo, sin tierra bajo los pies o, de repente, sin previo aviso, una de las personas que más amas muere y tu realidad se rompe. Nada es igual. Lo que antes te servía para sentirte en paz y segura o, al menos, relativamente feliz y tranquila ya no sirve después de un golpe así.

 

La conmoción es tan profunda, quedamos tan fuera de la vida, que hay que aprender a renombrarlo todo. Y eso, requiere estar con uno mismo, sumergirse en las propias sombras y, con la ayuda de una mano que no juzga, empezar a poner luz a lo que más nos asusta.

Por eso, me parece que hablar de sentimientos, de emociones, de la muerte y el duelo, en un espacio adecuado y sosegado como el que ofrece el Hospital Clínico Universitario de la Arrixaca, un lugar de referencia, es un precioso regalo. Gracias Mirella Rosique por coordinar estas jornadas, por darnos la oportunidad de ampliar nuestra conciencia, mirando juntos, y bien acompañados, en nuestro interior.

EL CALOR DE LOS ABRAZOS

 

 

Hubo un tiempo, duro, en que yo no sabía si podría volver a la vida. Quería de corazón estar presente para acompañar a los que amo, sí, pero a menudo, sobre todo cuando estaba sola y podía aflojar mi máscara de guerrera, me perdía en la incertidumbre y rozaba por instantes la locura.

 

Nunca me había sentido antes tan perdida, tan vulnerable, con tanto miedo… No sabía entonces que los desafíos de la vida son siempre desafíos de amor. Eso empecé a vislumbrarlo al tocar fondo. O dejaba de torturarme con pensamientos terroríficos o me ahogaba.

 

Así empecé a experimentar lo sanadora que es la gratitud, el poner la atención en lo bueno que hay en mi y los demás, en la belleza de los árboles, de algunos balcones con flores, en las luces doradas que encienden los rincones cotidianos de mi ciudad.

 

Eso me llevo a seguir el hilo de la ternura, la calidez de algunas miradas, la dulzura de las palabras bonitas que salen del alma. ¡Cuánto reconfortan las caricias sinceras, los abrazos largos, sentidos, profundamente humanos!

 

A veces el ruido de la propia vida me arrastra, se dispara el piloto automático y pierdo la sintonía del amor. Aparecen juicios, críticas y temor. Bueno, qué le vamos hacer, son parte de mi y ya sé que esquivarlos es peor. Los escucho, los arropo y poco a poco vuelvo a la gratitud.

DE PUNTILLAS POR LA VIDA

 

Reconozco que, sin darme cuenta, he intentado vivir a medias o de puntillas, como de incógnito. Así, imaginaba, supongo, que podía escapar del desasosiego que me producen el dolor propio y ajeno. He tenido, desde pequeña, la necesidad de suavizar la realidad, porqué ver la ansiedad, el miedo o la tristeza en los ojos de los demás me paralizaba. Por eso he pasado media vida buscando un lugar amoroso en el que poder reposar tranquila.

 

De niña se me encendían las mejillas cuando percibía a mi alrededor amor. Cuando veía a los míos felices respiraba tranquila. El amor es la clave, claro, pero entonces no sabía que hay amor en todo, nos parezca bueno o malo.

 

He tardado muchos años en darme cuenta que el dolor, propio y ajeno, si lo miramos con amor, en vez de con miedo, suele ser una puerta que nos conduce a un lugar más amable y luminoso.

 

Por fin he comprendido que cuando más firmes tengo los pies en la tierra, más arropada me siento. Da igual lo que suceda y lo que tarde en darme cuenta que solo de mi depende encontrar el cariño, la belleza que se esconde detrás de cada tormenta.

Contador

Visitas

SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS

Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen