PASO A PASO, SIN PRISAS

 

la foto-3Los grandes duelos suelen dejarnos sin tierra bajo los pies y a años luz de la vida que habíamos llevado hasta entonces. Esos duelos por la muerte de alguien inmensamente querido paran el tiempo. Da igual si se inician con una larga enfermedad o vienen, sin previo aviso, de un momento a otro. La cuestión es que, desgarrados y a ciegas, nos encontramos ante un abismo profundo. Ese es el punto de partida y es normal sentirse perdido no solo los primeros meses, sino durante años.

 

 

Si, a pesar del miedo, decidimos tirar adelante iniciamos un camino que nos conduce a nosotros mismos. Durante el recorrido es bueno mantener el corazón abierto y hablar y escucharnos con honestidad. No vale engañarnos. Por un lado, hay que tejer y, por el otro, destejer hasta que nos sintamos en paz con lo que vamos creando. Sin prisas, paso a paso, dejando espacio al desespero, pero también a los destellos de luz que nacen de dentro, sin motivo, por muy efímeros que sean. El duelo exige sentir, vivirlo en carne viva todo, aunque a veces nos parezca que reyamos la locura.

 

 

Al principio nada es seguro -y ese principio puede parecernos eterno- pero, poco a poco, vamos descubriendo que dentro de nosotros hay realmente algo estable que nos sostiene. No es teoría, ni filosofía, ni fe, es una cuestión empírica. Ese poder increíble que nos mantiene a flote es el amor en estado puro. Cuando miramos con cariño lo que no nos gusta de nosotros mismos y nos perdonamos, lo de fuera adquiere una tonalidad más dulce y, aunque probablemente sigamos con altos y bajos, el temor no dura tanto y el dolor se trasciende.

 

 

Jacarandas

 

 

 

Uno puede agarrarse al dinero, al estatus, al conocimiento… pero de poco o nada sirve eso cuando se entra en un gran duelo. Allí, en ese territorio inhóspito, lo único seguro es conectar con la propia esencia. Para eso es necesario irnos despojando de capas y capas de quejas, malentendidos, rencores, juicios y desencuentros. El proceso lleva su tiempo y probablemente no concluya ni con la propia muerte. Pero mientras tanto nos sentimos mejor, más ligeros y alegres. Al fin y al cabo la felicidad tiene mucho que ver con nuestra actitud, en saber encontrar el lado bueno de cualquier experiencia que nos depare la vida, aunque tardemos un tiempo en darnos cuenta. Paso a paso, a nuestro aire, sin prisas.

 

 

 

 

 

 

4 respuestas a PASO A PASO, SIN PRISAS

  • Agüita dijo:

    Llore al encontrar este blog. Yo tuve dos abortos hace muchísimos años y no fue sino hasta llegar un taller de tanatología que descubrí que era una madre con dos duelos no trascendidos. Como soy escritora no se me ocurrió otra forma de trascender el duelo mas que escribiendo. Asi surgió mi libro: Abrace una jacaranda y te dije adiós.
    Ahora una amiga muy querida perdió a su bebe justo antes de nacer, y a mi me llego el blog por casualidad, como llegan las cosas importantes … agradecí a la vida y le turne los datos a mi amiguita.. Gracias por estar.

  • Ines y Mauro dijo:

    merce acababamos de perder a nuestra bebita Roma resien nacida,estamos desesperados y buscando la forma de vivir esto. es nuestro primer dia fuera del hopital y estamos como muertos y sin nada por delante. encontramos tu blog pero no sabemos como conseguir tu libro en argentina, te agradeceriamos cualquier palabra y si tuvieras alguna version digital del libro o algunas lecturas en relaciona lo q nos pasa que nos pudieras recomendar para ayudarnos aunque sea un poqito en esta pesadilla y enorme vacio. desde ya muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mis libros
Contador
Visitas
Colabora
Si te sirve lo que aquí lees y quieres enviar un donativo, por pequeñito que sea, para mí será un honor recibirlo.

Gracias