DATE TIEMPO

 

 

Cuando la realidad me desborda suele ser frecuente que aparezcan en mí viejas creencias que me paralizan, del tipo «no voy a poder», «no tengo fuerzas, estoy muy cansada…» Cuando esto sucede, ahora ya sé que necesito darme tiempo para aceptar lo que estoy viviendo desde un lugar interior más amoroso. ¿Cómo?

 

Primero, no negando lo que siento, que generalmente suele ser miedo. Junto al miedo a menudo está la tristeza, la falta de ilusión, la desazón… He de parar y nombrarles, mirándolos a los ojos, sin agravios. Es lo que hay, forman parte de mí y los reconozco, es la única manera que conozco de volver a mi centro. Eso suele llevarme días.

 

Mientras, invoco a mis guías hasta que, poco a poco, voy recordando que no estoy sola, que mi familia de luz me sostiene. No tengo que cargar el mundo a mis espaldas, es más sencillo, se trata de confiar. Y así, despacio, regreso a ese lugar sagrado que impulsa mi fortaleza y lo que me parecía infranqueable, ya no lo es tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contador
Visitas
MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen