ARRÓPATE CON TERNURA, SE ACERCA NAVIDAD

 

Sé, que cuando en las calles empiezan a poner las luces de Navidad, los corazones en luto se encogen. La imposibilidad de abrazar lo que tanto se añora es abrumadora. Duele respirar.

 

Por eso, es bueno dar la mano a la ternura y, con suma delicadeza, muy despacio acercarnos con amor al dolor. Recuerda que no estás sola, te arropan con suavidad tus ancestros.

La fuerza de los que te han precedido te sostiene. Cierra los ojos y siente en tu interior su energía. Cuando desfallezcas invoca en ti la llama sagrada de su amor. Ampárate en tu legítima herencia divina y déjate arrullar.

 

Si es posible, respeta lo que sientes, sea lo que sea, desconecta del barullo de las noticias, de las compras, de las prisas, no hagas más de lo que puedas, no fuerces tus limites ni te critiques, al contrario, regálate momentos de sosiego, busca la belleza; compra flores, mira el cielo, escucha música, canta, pasea entre árboles o por la orilla del mar y agradece todo lo bueno que hay en tu vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen