SINTONIZAR CON LA PACIENCIA

 

MAIETA I FLORSRecuerdo que durante mis primeros tiempos de duelo me sentía como Alicia en el País de las Maravillas: en otro mundo, fuera del espacio y del tiempo. Mientras estuve allí, podía derrumbarme como un castillo de arena en cualquier momento y por cualquier cosa; al entrar en el súper y oír “aquella” canción, al girar una esquina y notar el aroma y la brisa de la primavera en la cara, al entrar en casa y chocar con la realidad de su ausencia… La muerte de mi hijo Ignasi me trasladó, de repente y de lleno, al reino del dolor y la incertidumbre. Esa ha sido, de momento, mi mayor tormenta.
Cada uno tiene las suyas y si vivimos lo suficiente es casi imposible no atravesar ninguna. Las grandes sacudidas se reconocen porqué hay un antes y un después. Cuando se vuelve a pisar tierra firme lo más probable es que hayamos descubierto que cuando las olas de la vida se levantan varios metros solo el amor nos mantiene a flote. Me refiero al amor que sale de dentro, el que nos da la mano mientras recorremos nuestro particular infierno.

 

 

Yo me conecto a esa fuerza, capaz de sostenernos en nuestras noches oscuras, cuando abro mi corazón y dejo que el amor me mime, me acaricie, me arrulle... Entonces, me siento más predispuesta a acoger mis miedos, mis mezquindades, mi vanidad, mi rabia, mi ego… cualquier cosa que me disguste. Cuando soy amorosa conmigo misma aquello que me parecía tan horroroso deja en gran parte de serlo.

 

 

Camí bonicCuando llegamos a la otra orilla no sabemos lo que nos deparará el futuro, pero sí contamos con más paciencia para vivir lo que sea que la vida nos traiga. Tenemos la certeza de que, aunque parezca imposible, todo pasa. Y lo que consideramos malo suele pasar más rápido si no intentamos controlar la vida. La paciencia tiene el don, la ciencia (Paz-Ciencia), de infundar sosiego a cualquier situación enrevesada. Eso sí, tenemos que dejarla actuar sin prisas y en silencio. La mayoría de las veces, las cosas que se pueden arreglar, se arreglan solas con paciencia. Y si no se pueden arreglar la paciencia nos sirve para vivirlas mejor, sin ansiedades, con serenidad.

 

 

Cuando sintonizamos con la paciencia es más fácil sentirnos agradecidos por todo lo agradable que tenemos. Al amparo de ese sentimiento de gratitud el corazón se abre con mayor suavidad y el amor fluye con dulzura hasta inundarlo todo.

8 respuestas a SINTONIZAR CON LA PACIENCIA

  • Natalia dijo:

    Mercè, soc la mare del Nil Ribera i també de l’Ariadna i el Xavi. Et volia dir com expressen les teves paraules el dolor de l’ausencia del meu fill Nil. Com m’acompanya l’anyorança en tots els instants del camí de la meva nova vida.
    Tot i així, la nostra familia segueix els teus consells i d’aqui un temps t’explicarem com hem transformat el nostra dolor en amor com tu indiques. Gràcies
    Una abraçada,
    Natalia

    • Mercè Castro dijo:

      Natalia, quina il·lusió rebre notícies teves!!!

      Ben segur que en la teva família el dolor, a poc a poc, anirà deixant més espai a l’amor, perquè l’amor ja hi és.

      Una abraçada gran i càlida

  • Ce dijo:

    Hace un par de meses una amiga española me mencionó tu blog y me acerqué a leerte. Mi duelo es por un hijo que partió a los 17 años, hace ya 6. Gracias por tus escritos.
    He compartido algunos de ellos en una página de duelo, Renacerás, incluyendo tu nombre y link a tu blog. Un abrazo largo, Ce

  • Marlly Guevara dijo:

    En diciembre 14 2015,perdi a mi hijo de 20 años en un accidente de carro, estos meses,son los mas horribles que he pasado en mi vida,una triztesa ,una rabia un dolor que sobre pasa todo entendimiento,mil preguntas,cero respuestas,gracias por todas tus palabras en muchos momentos de esta pena tan grande me an ayudado

    • Mercè Castro dijo:

      Marylly preciosa,

      Duele mucho la muerte de un hijo, muchísimo y es preciso tener mucha paciencia con una misma y emprender un camino interior que nos transforme y, con el tiempo, poder volver a la vida. Piede ayuda, es demasiado desgarrador para pasarlo sin apoyos.

      Un abrazo inmenso

  • monica pueblas dijo:

    Perdi a mi hija de 29 años el 13 de julio despues que la atropellara una persona alcoholizada el 29 de mayo. No se como se sigue, no se de donde agarrarme, tengo otro hijo de 23 años que esta sufriendo mucho y no se como ayudarlo a el tampoco

    • Mercè Castro dijo:

      Querida Mónica,

      Al principio y ese principio puede ser largo nadie sabe cómo seguir después de la muerte de un hijo. Es así, entramos en el reino del dolor y la incertidumbre. Por eso a mi me fue bien pedir ayuda terapéutica y no me refiero solo a tomar pastillas, sino a encontrar un buen profesional que te de la mano y e ayude a mirar en tu interior. Hay que, poco a poco, enfrentarse a nuestros propios miedos y ir desgranando capas hasta llegar a lo esencial, al amor. Ten paciencia, el camino es largo y a menudo nos parece que no podremos continuar. Recuerda en tus peores momentos que todo pasa, lo bueno y lo malo y agárrate a cualquier muestra de cariño. Una de las enseñanzas del duelo es aprender a querernos a nosotros mismos, tal como somos. Un abrazo grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mis libros
Contador
Visitas
Colabora
Si te sirve lo que aquí lees y quieres enviar un donativo, por pequeñito que sea, para mí será un honor recibirlo.

Gracias