MOMENTOS DIFÍCILES

 

Es posible que te encuentres cerca del aniversario de su muerte, del día en que nació, del día que os casasteis o del que iniciasteis aquella aventura que os cambió la vida. Da igual. Hay fechas que quedan esculpidas en nuestra memoria. Y cada año, cuando estamos en duelo, nos arrastran con la fuerza de un huracán.

 

Por eso, porqué los aniversarios tienen mucha fuerza y suelen arrastrarnos al infierno, es bueno recordarnos, en los momentos de intenso dolor, que no pasa nada, que sentirnos mal ahora, es natural, forma parte de ese proceso de altibajos. Y, sobre todo, tener mucha paciencia con nosotros mismos.

 

Una de las cosas que a mi me han ido bien, en esos días de tsunami, ha sido hacer grande el más mínimo impulso de amor y ofrecerlo al ser amado que ha partido. Sé que cualquier iniciativa cuesta, pero es bueno empujarnos a hacer cosas que nos gustan, mimarnos, comprar flores, pasear por la naturaleza, llamar a las personas que queremos, que nos inundan de energía… Llorar si nos apetece, sin olvidarnos de reír, de escuchar música , de agradecer lo vivido.

 

Cuando se atraviesa un gran duelo, lo que los demás consideran correcto o incorrecto no tiene importancia, no hay energía para las convenciones sociales, solo el amor interesa, nos nutre, nos levanta, nos sostiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen