ME ENCANTA SER MUJER

AFRODITAAntes de ser madre yo luchaba por tapar, no siempre con éxito, lo que yo entendía por mi energía femenina. Había decidido estudiar, pasar a la acción, salir de casa, resolver sin lágrimas los conflictos o cualquier otra cosa, en definitiva construir mi destino, sin sumisión. En realidad quería ser como yo veía a mi padre, como imaginaba que eran los hombres.
No sabía que la fuerza, la que me mantiene a flote incluso cuando rugen las peores tormentas, está también en mi vulnerabilidad, en mi ternura, en los besos, los abrazos, en la compasión, en la dulzura, en mi forma de crear, intuir, llorar, nutrir, acunar y rendirme a la vida. No, cuando era joven yo no lo sabía. Tenía verdadero miedo a sentir, por eso me escondí debajo de una armadura de guerrera.

 

También ignoraba que, como yo, los hombres, aunque les de miedo sentir, sienten. Tal vez les cuesta llorar y hablar o manifestar sus sentimientos (durante siglos les hemos impedido que lo hicieran) pero su dolor ante los sinsabores de la vida es tan auténtico como el de cualquier mujer. Para muchos, su manera de manifestar amor es pasar a la acción; cortar leña para que en casa no entre el frío, trabajar para que no falte el dinero o hacer lo que sea para proteger a los suyos, para que tengan una vida más fácil. Por eso, ahora, admiro sin reticencias la energía masculina, la que hay en mí y en la mayoría de los hombres y, al mismo tiempo, adoro ser mujer, sentir esa conexión sagrada con la Gran Madre, esa energía amorosa y rotunda que ama a sus hijos e hijas sin prejuicios ni distinción. Veo esa energía sagrada en los ojos de mi hijo cuando abraza con ternura al suyo. Venero a los hombres y las mujeres de mi vida porque gracias a ellos soy lo que soy.

NENS MIRANT UN QUADRE
Y me hacen muchísima ilusión las nuevas generaciones porque en ellos subyace la semilla de la unión, del respeto, la admiración.Nadie es mejor porque sea hombre o mujer, empieza una nueva era y es preciso invocar el perdón para dejar atrás las injusticias y andar de la mano, hombres y mujeres, ni un paso antes, ni un paso después.

2 respuestas a ME ENCANTA SER MUJER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen