EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE MI HIJO

NEU-TULIPANS2015-12-01 a las 18.12.22A pesar de que han pasado 17 años de aquel 26 de Diciembre una parte de mi sigue suspendida en aquella noche en que mi hijo Ignasi perdió la vida.

 

 

Esa parte lo recuerda todo; el coche dando vueltas, la certeza de que nada volvería a ser igual, los 2 días que estuvo mi adorado hijo en coma, mi otro hijo, Jaume, mi adorado benjamín, separado de mi en otro hospital, mi marido con lesiones que podían ser graves… Mi absoluta impotencia.

 

 

Esa parte de mi, que sigue en esa desolada autopista, esa mujer de 41 años que era yo entonces necesita de la mujer que soy ahora para salir del horror de esa semana trágica. Por eso hoy, a primera hora, he decidido ir allí y abrazarla, susurrarle con dulzura que Ignasi está bien, que Jaume se ha convertido en un hombre amoroso, padre de un niño precioso, esposo de una mujer fantástica. Que en casa vuelve a reinar el amor, que esté tranquila que yo la protejo, que ahora, a mis 58 años tengo la certeza de que es posible confiar en la vida, aunque duela.

 

 

Ella me mira, todavía asustada, mientras le hablo flojito de todo lo que hemos conseguido las dos juntas, de lo feliz que es Lluís, mi marido, de lo sabio que es mi padre, de nuestro nieto, de los días claros en que el amor lo impregna todo y envuelve a todas las personas que amo.

 

11 respuestas a EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE MI HIJO

  • Natalia Morcillo Riera dijo:

    Mi hijo Nil fue atropellado por un amigo suyo este 27 de Agosto de 2015, después de 9 días de horror, dolor y sufrimiento murió en la UCI sin que pudiéramos ni siquiera despedirnos, las últimas 14 horas mientras esperábamos su muerte definitiva para poder dar sus órganos hacia frío y estuve abrazada a su pecho, desnudo y musculado, oía su corazón fuerte y contundente mientras sentía el mío romperse en mil pedazos. Mi hijo Nil tenía 19 años, hermano de Ariadna de 18 años y de Xavi de 13 años, con una novia, Aída, su único amor de 4 años, amigo de sus amigos, universitario, entrenador de niños, gran nieto, un niño querido por todos, buena persona. Mi hijo y el de su padre, que ahora estamos destrozados, han pasado 4 meses de esta nueva vida en la que lloramos cada día, en la que el dolor, el recuerdo y la añoranza no nos dejan ni un instante. He comprado tu libro, leo tus blogs pero sigo llorando a veces de dolor y tristeza y otras de rabia e impotencia. Es tan duro.

    • Mercè Castro dijo:

      Hola Natalia,

      Esto suele ser así durtante un tiempo más o menos largo, el necesario para sentir y trascender la mezcla de emociones que nos invaden. Durante este tiempo vivimos en una especie de montaña rusa.
      Ten paciencia contigo misma, porque todo pasa, todo, lo bueno y lo malo. Lo único inalterable es el amor que sentimos por nuestros hijos. El amor es eterno, va más allá de la muerte.
      Un abrazo grande y muy cálido

  • Natalia Morcillo dijo:

    Bona tarda Mercè,
    Soc la mare del Nil Ribera, em vaig deixar de dir-te que som de Matadepera, crec que tu havies vingut a la Masia Ca’n Eva.
    Gràcies pels teus escrits i per dedicar-te al consol.
    Una abraçada,
    Natalia

    • Mercè Castro dijo:

      Natàlia bonica,

      Tingues en compte que els dos fills que tens aquí són ara els més febles, tot i que probablement amaguen al seu dolor. En Nil està bé, amb el teu amor en té prou, però l’Ariadna i en Xavi necessiten que estiguis present, que els miris, que els abracis…

      A nosaltres ens va anar bé fer teràpia. Vàrem anar durant molts de temps tots al psicòleg, per separat.

      Escriu-me sempre que vulguis,

      Petons

  • karen dijo:

    Mi querida Merce, entiendo todo lo que escribes y lo admiro por tu valentia, pero no logro aceptar la vida como tu la aceptas, desde la muerte de mi hermano y mas aún desde la muerte de mi padre, yo no tengo sosiego, vivo una vida que no es vida, no acepto la vida sin ellos, no puedo, y me siento tan agotada, me siento sin rumbo, solo siento dolor y desesperacion.

    • Mercè Castro dijo:

      Karen, es normal sentirse así, pero al mismo tiempo es bueno iniciar un trabajo personal con la ayuda de una o varias terapias para poder trascender el dolor.El tiempo por sí solo a mi entender no cura nada. Suele ser necesario enfrentarse a los propios miedos, los que ya estaban antes y que ahora has resurgido y los que se han iniciado a raíz de la muerte de nuestros seres queridos.

      Un abrazo grande y muy cariñoso

  • lieska dijo:

    hola merce soy lieska este fin de año fue lo peor, nunca se me fuera imaginado que iba a sentir tanto dolor, entiendo todo lo que usted escribe, se recuerda todo como si se estuviera viviendo de nuevo ya casi mi samuel cumple 8 meses de haberme dejado y el dolor es igual y mas en esas fechas significativas para la familia. solo le pido a Dios fuerza para continuar por mis hijos…….saludos

  • Paola dijo:

    han pasado 9 años de que mi hija mayor tomo la decisión de irse de mi lado ,tenia solo 13 años y fue algo extraño ,me hablo y me pidió algo insignificante y luego ya no estaba,quede sorprendida pensé que fue lo que paso y no me lo explico, hace tiempo no voy al cementerio porque no siento que este allí,la busco y a veces su aroma se hace presente, cuando murió salio un aroma y ese a veces me persigue ,se que esta bien ,pero hay algo que no me deja que suba al cielo

  • Norma dijo:

    Merce, hoy me han llegado tus cosas. Todavia no he leido todo, pero yo tendre 58 en unos dias y mi hijo hara 16 que murio. Comparto todo lo que cuentas. Los primeros años, locura totall.
    Te mando un abrazo grande. Sigo leyendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen