NO ES TAN FIERO EL LEÓN…

 

A mi me parece que siempre da más miedo lo que nos imaginamos que podría ocurrir que lo que ocurre. Al menos eso es lo que me sucede a mi.

 

No sé de dónde viene ese miedo que a veces me invade, ese que mantiene me mente en bucle, haciéndome temer lo peor sin que en realidad ocurra nada.

 

Lo que sí sé es que lo que tiene que suceder, sucede. Mientras, lo mejor es ponerle cariño a lo que hay. No vamos a llevar siempre paraguas por si llueve, ¿verdad?

 

Además, me he dado cuenta que cuándo la cosa realmente pinta mal, cuándo nos encontramos cara a cara con el león, se suele activar en nosotros una fortaleza que nos da alas para encarar lo que sea.

 

No se trata de no tener miedo, no, si no de hacernos amigos de nuestros temores, sabiendo que todo pasa y que, cada temor encierra la posibilidad de una gran liberación, si nos damos permiso para mirarlo con amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen