SÉ TU MISMA

 

Qué difícil es eso, me refiero a ser honesto con uno mismo, a ir más allá de lo que de pequeñitas nos han dicho que está bien o mal, de la personalidad que nos hemos forjado, de lo que nos gustaría ser, aunque no encajamos.

 

En general, vivimos encorsetadas. Hablo en femenino, simplemente porqué soy mujer, pero a los hombres, con alguna variante, les pasa lo mismo. Todos tenemos ego y estamos repletos de contradicciones.

 

Decimos una cosa y hacemos otra y, si por casualidad nos damos cuenta, aunque eso ocurre en raras ocasiones, nos sentimos culpables y hacemos más grande el surco de nuestros desencuentros.

 

Yo, por ejemplo, he pasado buena parte de mi vida escondiendo la ira. La rabia se la dejaba a otros miembros de mi familia, como si la agresividad no fuera conmigo, ¡como si yo no tuviera!

 

La rabia es una emoción, básica, normal, como el miedo, la tristeza o la alegría, pero socialmente se considera poco femenina, nada espiritual o evolucionada. Por eso mi mente se ha dejado la piel intentando asfixiarla.

 

Hasta que el cuerpo me avisa -a través de cualquier malestar físico- de que los depósitos de rabia están rebosando y no tengo más remedio que enfrentarme a lo que hay y liberarla. No me siento a gusto gritando, pataleando y dando golpes con cara de mala, pero es la única forma sana que conozco de sacarla.

La muerte de un ser inmensamente querido produce mucha rabia, sí, pero el simple hecho de vivir, también. El duelo es una oportunidad de despojarnos de las máscaras, de mirar hacia dentro y, con cariño, hacer inventario de las heridas, de las miserias acumuladas.

Correr, cantar, pintar, caminar, hacer yoga, tai-chi, bailar, escribir, tejer, meditar, coser… hay muchas maneras de conectar y expresar lo que sentimos, que nos ayudan a salir del encierro a cal y canto con la mente disparada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen