LOS OJOS, LAS PUERTAS DEL ALMA


Cuando era pequeña, cuando mis hermanos o yo decíamos algo que a mi madre le parecía una mentira, nos decía: “mírame a los ojos”. No éramos capaces de resistir su mirada, ni dos segundos, si habíamos pretendido engañarla.

Y, aunque en un alarde de control –que eran más bien escasos- lográbamos aguantar su mirada, ella descubría el engaño y, entre risas, acabábamos confesando.



Los ojos, sin necesidad de palabras, hablan de lo que siente el alma. Cuando estamos alegres se nos ilumina la mirada. Para que eso suceda, la alegría tiene que ser real. Es difícil, casi imposible, mostrar entusiasmo cuando asoma la tristeza en la mirada.


Por eso, con los niños y adolescentes en duelo hay que ser especialmente sinceros. Si les hablamos desde el corazón, mirándoles a los ojos, surgirá la manera de explicar, con sencillez, lo qué sentimos ante la muerte de un ser para ellos y nosotros muy querido. El dolor compartido pesa menos y une más.


Con la mirada y en silencio podemos también aliviar, con suavidad, el dolor del otro. Los ojos, a veces, pueden expresar más que las palabras el amor que sentimos. Las miradas de ternura reconfortan tanto como los abrazos largos y sentidos.


  A veces, juego a sostener mi propia mirada ante el espejo. No es fácil. He descubierto allí, agazapados, muchos de mis fantasmas. La mente, inquieta, busca rápido miedos y defectos. Con cariño intento apaciguarla para que no nuble el amor que intenta transmitirme mi alma.  


Os invito a miraros y a mirar a los demás a los ojos, con humildad y dulzura, para acariciar sus almas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen