LAS RUPTURAS DE PAREJA Y EL DUELO

 

 

Algunos padres me escriben preocupados porque su vida de pareja se tambalea o se rompe. ¿Puede la muerte de un hijo ser la causa de una separación?

 

A mi me parece que en algunos casos la muerte de un hijo puede ser el detonante de un distanciamiento entre los padres, sí, sobre todo si ya existía antes cierta incomodidad en la relación. Si uno de los dos se sentía de algún modo solo, desvalorado o maltratado es muy posible que el duelo active la energía necesaria para acelerar la ruptura.

 

Tal vez ese malestar estuviera en fase latente y nunca se hubiera verbalizado, incluso que habitara solo en el inconsciente de uno de los dos y el otro estuviera ciego a ese desasosiego subterráneo. Es posible. Y si no hubiese sucedido nada tan grave, así, entre dos aguas, hubiese podido continuar la relación durante años, pero el duelo sacude los cimientos del alma, rompe máscaras, arranca vendas de los ojos y nos enfrenta a nosotros mismos y a todo lo que percibimos como bueno o malo en nuestras vidas.

La verdad es que el dolor nos deja sin fuerzas para mantener las relaciones que pesan, al menos de la misma forma que las manteníamos antes. Todo lo que no es esencial se tambalea y descubrimos que lo único esencial para vivir es el amor.
El desencuentro se hace más grande si uno de los dos se encierra en el dolor y se resiste a soltar lastre, si se ve incapaz de mirar de cara a sus propios miedos y emprender un camino de crecimiento personal que le ayude a evolucionar, a salir del túnel y ver la luz.
A menudo las personas que queremos nos acompañan un tramo de nuestra vida, no tiene porqué ser la vida entera, pero no por eso son menos esenciales.
Si en vez de buscar culpables aceptamos la realidad tal como es, si en vez de acumular rabia y rencor tenemos la valentía de dejar ir lo que ya no sirve por más que nos duela, estaremos creando para nosotros y para nuestros seres queridos una vida mejor. Incluso, aunque no es frecuente, algunas personas que han roto y se han permitido con respeto crecer cada una por su lado, al cabo de los años han vuelto a vivir juntas. Todo es posible si anteponemos el amor en mayúsculas al miedo.

6 respuestas a LAS RUPTURAS DE PAREJA Y EL DUELO

  • Hola, Mercè

    Me ha gustado la entrada. El tema que planteas es delicado y lo afrontas desde la positividad, la valentía y el coraje hacia uno mismo y la vida.

    Besotes.

  • Mercè Castro dijo:

    Besos, María Eugenia, y feliz entrada de septiembre.
    Y abrazo grande, grande, preciosa

  • Mercè Castro dijo:

    Anónimo12 de septiembre de 2012 17:37

    hola gente como ustedes yo tambien sufro la partida de mi hijo de 21 años recien comenzaba vivir,puedo decile que era un ejmplo d ejoven bueno educado tarbajaba, su presencia llenaba de alegria ami . nos queriamos mucho , siento no tenerlo , pero espero ansiosa que vuelva aestar con nosotros. porke me aferrea la idea que volvera.somos energia se va nuetro cuerpo pero su espiritu tiene que volver ,

  • Mercè Castro dijo:

    Claro que sí, la energía solo se transforma. Ahora él empieza un nuevo camino, pero vosotros estáis en su corazón como él está en el vuestro. El amor es indestructible, tan solo Os acompañáis de otra manera.

    Un abrazo grande

  • Mª Del mar dijo:

    Hola Merce,desgraciadamente pertenezco al mismo “club” que ustedes,perdi a mi hijo,mi tesoro ,el mes de Noviembre de 2011 tenia 20 años un niño maravilloso y muy especial,fue un desgraciado accidente laboraly yo estaba junto a el y no pude hacer nada por salvarle la vida,estoy en tratamiento psicologico,pero hay dias que me falta poco para volverme loca. Tengo otra hija a la cual adoro,pero mi niño llenaba un espacio muy grande en mi vida,no se como retomar el rumbo ando todos los dias como pollo sin cabeza y tengo claro que nada va a volver a ser lo mismo.Descubri tu blog al mes de marcharse mi niño y te confieso que me ha ayudado mucho,solo darte animos y sige escribiendo creo que no solo a mi,si no a mucha gente nos ayuda saber como se sienten los demas en la misma situacion.Un beso fuerte a todas las mamas…..¿como nos llamamos?,porque si no somos viudas,ni huerfanas ..¿como se le llama a una madre que pierde a su hijo?alguien me lo puede contestar? Tengo la tonta costumbre de llamar a las cosas por su nombre, y a esto no se lo encuentro…..
    ABRAZOS

  • Mercè Castro dijo:

    Querida María del Mar,

    Que yo sepa, los padres que sobrevivimos a los hijos no tenemos nombre. Tal vez el dolor es tan grande que no quepa en una sola palabra o tal vez el miedo a vivir algo así nos impida incluso nombrarlo. ES paradógico porque cuando eso ocurre, las madres que andamos tiempo como pollo sin cabeza, como bien dices, no tenemos más remedio que poco a poco volver a dar nombre a todo. Porque cuando muere un hijo durante un tiempo morimos nosotras y en el camino de regreso a la vida vamos aprendiendo a dar un nuevo significado a las palabras.
    Tu vuelta a la vida será el mejor regalo para tus dos hijos. Aunque el camino tienes que hacerlo sola, ellos te apoyarán, cada uno a su manera. Su felicidad, en gran medida depende de que tú recuperes la tuya.
    Un abrazo grande, grande y gracias por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen