FALSA ESPIRITUALIDAD

 

CEL ESTRELLATA menudo es fácil confundir el camino de la espiritualidad con tener que estar siempre alegre, sereno, centrado y feliz, irradiando amor. Y, claro, la frustración está servida porqué ni los santos más santos viven en ese estado de nirvana permanente.

 

 

Y qué ocurre, que esa espiritualidad programada, irreal, que solo existe en nuestra mente, nos impide contactar con nuestras emociones, sentirlas, sufrirlas y liberarlas. “Yo no puedo sentir rabia o celos, frustración, envidia, miedo o simplemente tener malos pensamientos porqué soy un ser muy espiritual o evolucionado”, pensamos, pero lo cierto es que los humanos sentimos éstas y muchas otras emociones, en realidad todas las que existen en el inconsciente colectivo nos son familiares. No hay ningún sentimiento que nos sea ajeno.

 

 

La única manera de dejar de sentir, por ejemplo, rabia, es permitirnos sentirla cada vez que aparezca. Y no solo eso, conviene hacerle caso, reconocerla, prestarle atención: gritar, aporrear cojines, correr, dar puñetazos al sofá, a un saco de boxeo, golpear lo que sea hasta quedar rendidos y si al final acabamos llorando, mucho mejor. Hay muchas maneras inofensivas de darle espacio al enfado por más grande que sea, pero lo que no sirve es esconderla, eso no, porqué entonces las cosas se complican.

 

 

cel-estrellatCuando miramos para otro lado, en vez de vivir lo que sentimos, el cuerpo toma el control. Su intención es sacarnos del atolladero, pero no suele resultar agradable su método, porque la única manera que tiene de llamar nuestra atención es enfermando o produciendo algún dolor.

 

 

También es posible que intentemos esquivar nuestro malestar culpando a otros, incluso dañándolos psíquica o físicamente, o todo a la vez. Esa vía nos lleva a un callejón sin salida, incrementa el dolor e imposibilita el cambio, la trascendencia.

 

Yo me saqué un gran peso de encima cuando descubrí que el miedo es el preámbulo de la valentía, que la rabia lo es de la calma, la tristeza de la alegría, la frustración de la satisfacción y que la culpa precede al perdón, ese don fantástico que nos libera de tantos desencuentros con uno mismo y con los demás. Al fin y al cabo nadie se ilumina mirando la luz, sino acogiendo, haciendo consciente su oscuridad.

2 respuestas a FALSA ESPIRITUALIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador
Visitas
SI QUIERES COLABORAR

Si te sirve lo que lees aquí puedes enviar un donativo. Gracias




MIS LIBROS
Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen