CREAR ARMONÍA

ACARICIAR DESDE EL CORAZÓN

 

Sea por la razón que sea, tal vez tengas que aprender ahora a vivir sin poder acariciar o simplemente ver a los seres que más quieres.

 

 

La Covid está cambiando nuestras vidas; separa abuelos y nietos, impide en muchos casos estar cerca de nuestros mayores, nos mantiene ocultos tras una máscara que, si bien nos protege, de alguna manera nos aleja de los demás.

 

 

Quizá ahora nos sentimos un poco más solos. Se acabaron por las calles los abrazos espontáneos al encontrarnos con alguien cercano. La alegría de cogernos de las manos, de tocarnos para transmitir afecto.

 

 

Sí, la pandemia nos lo está poniendo difícil. El contacto físico es tan agradable cuando uno tiene el alma herida, ¿verdad?

 

 

Pero nadie puede impedirnos acariciar desde el corazón. Eso lo sabemos los que hemos pasado por un gran duelo. Siempre hay un espacio en mí que acuna a mi hijo muerto.

 

 

Él y yo nos hemos hecho expertos en darnos abrazos virtuales. Con el amor incondicional que hay en mi corazón lo acaricio, lo protejo. Y ahora que no puedo ver tanto como quisiera a mi otro hijo y a mi nieto, me reconforta sentirlos en mi corazón, envueltos en un manto de cariño.

 

 

Me los imagino bien, sanos, alegres, fuertes, rodeados del amor de los seres que les aman y tienen al lado y eso me produce una inmensa sensación de bienestar.

 

 

Aprendí a comunicarme así con Ignasi. No es preciso estar presente físicamente para querer, para sentirse inmensamente agradecida por la existencia de los seres que amamos, estén lejos, vivos o muertos.

 

“Hay dos formas de vivir -decía Albert Einstein-, la primera es pensar que nada es un milagro. La segunda, que todo lo es”.

 

 

 

 

VAMOS A CONFIAR

 

Se nos haya muerto un ser querido o no, en estros momentos de confusión generalizada, todos estamos inmersos en un íntimo duelo. El trabajo, los proyectos, las relaciones tal como las conocíamos se tambalean. Lo que antes dábamos por hecho, ahora ya no lo es tanto.

 

Emerge la soledad, la sensación de abandono, el miedo a la carencia, a la enfermedad… a si seremos capaces de afrontar lo qué vendrá. La mayoría de nosotros llevamos meses o quizá años conviviendo, a ratos, con eso.

 

Si lo miramos con perspectiva, como sociedad, en realidad llevamos siglos ahondando en el sufrimiento y qué pesado y frustrante, ¿verdad?, tanto como andar persiguiendo la zanahoria de una supuesta felicidad.

 

A la que nos descuidamos se nos olvida que podemos escoger vivir con una sencillez que encierra paz y alegría. Que no pasa nada por sentir lo que sea que sintamos, que, dentro de nosotros hay un espacio seguro, sagrado, que alimenta el fuego que nos da vida.

Tenemos recursos, islitas de plenitud a las que anclarnos. Yo, por ejemplo, recuerdo la sensación pletórica que me producía de pequeña el mes de mayo; el mes de las flores y de María. Que sentimiento más inmenso de gozo cuando miraba al cielo al escuchar el griterío de las primeras golondrinas. Ellas me anunciaban la cercanía del verano, de la verbena de Sant Juan, de la llegada de mi cumpleaños…

 

Durante el invierno la Tierra inerte, gesta en silencio el verde brillante que lucen, con su máximo esplendor, los árboles a mediados de mayo. La Madre Tierra está viva y, desde siempre, nos nutre y nos sostiene. En mi y en ti está la posibilidad de elegir la confianza, la gratitud de sentirse próspero y amado.

 

Me gusta imaginar que, de alguna manera, somos creadores de nuestra propia realidad, por eso es tan vital ahora, en tiempos de turbulencias y tormentas personales y colectivas, evocar el poder de la solidaridad, de bendecirnos a nosotros mismos y a los demás, de crear destellos de cariño y armonía. Al final lo que damos es lo que nos queda. Y eso empieza con ser buenos y honestos con nosotros mismos.

 

 

 

 

 

 

 

LA VIDA VA A SU AIRE

 

 

 

 

En estos tiempos de incertidumbre es fácil que asome el miedo, nunca antes habíamos vivido nada parecido y el horror que acompaña a esta pandemia, posiblemente se sume a nuestros propios temores y reabra viejas heridas.

 

Por eso, porqué vivimos una situación extrema, es bueno recordar que la vida va a su aire, es incontrolable y, cuánto más nos resistamos a ella, cuánto más insistamos en volver a lo de antes, más grande será nuestro desconsuelo.

 

No estoy hablando de resignarnos, no, eso solo trae amargura, me refiero a remar a favor de la corriente, a aceptar que estamos en proceso de cambio y echar mano de la paciencia con uno mismo y con la situación que tengamos.

 

 

La paciencia contiene ternura, crea armonía, es como dejarse llevar con dulzura, sin esfuerzo, con la intención puesta en mirar con cariño lo inevitable, como una experiencia de vida más.

 

Cuando consigo ver la existencia así, casi siempre disminuye mi ansiedad, se afloja esa desagradable sensación de alarma que contamina el aire y percibo en su lugar algo de paz. La situación es la misma, pero yo me siento mejor, no sé, distinta, más ligera y puedo acercarme con una mirada más amorosa a los demás.

 

Ese bienestar dura lo que dura, pero aunque sea poquito, se convierte en el trampolín que nos ayuda a levantarnos.

 

VIVIR DESPACIO

En general vivimos con muchas prisas, pero a la que se acercan las fiestas navideñas todo adquiere un ritmo de vértigo, ¿verdad?

 

Si dejamos de lado el impulso de las compras y nos centramos, con lentitud, en las pequeñas cosas, intentando saborear el quehacer cotidiano, entrará posiblemente la calma y la paciencia en nuestra vida. La paciencia nos habla de aceptación y la aceptación siempre va unida al amor.

 

De la mano del amor lo sencillo resulta sanador. Los detalles simples, como detenerse a contemplar la belleza de las hojas amarillas que alfombran las calles, tener una velita encendida y flores en casa, otorgarnos tiempo para leer, para llamar a una amiga del alma o para cocinar con mimo algo para alguien que amamos, reconfortan. Al fin y al cabo nuestro tiempo aquí es limitado y no nos llevamos más de lo que hemos sido capaces de regalar y regalarnos.

DE ORUGA A MARIPOSA

 
 
Duele mucho la pérdida de un ser al que adoramos. Tanto, que a menudo nos parece más fácil y liberador morir que seguir viviendo. Seguir adelante es una decisión personal que, por el simple hecho de abrazarla con convicción y el corazón abierto, activa en nuestro interior un proceso de transformación que abre en nuestra vida infinitas posibilidades.
 
Durante esta metamorfosis, ese paso de oruga a mariposa, no estamos solos, aunque a veces nos lo parezca. Hay tantas cosas que no vemos, pero sin embargo existen. En los momentos de crisis vitales nuestros guías, los maestros ascendidos, nuestra parte divina y todos los seres que nos aman hacen horas extras. “Dios no juega a dados con el universo”, decía Einstein, el plan es perfecto, aunque, a veces, aquí en la tierra no veamos claro el guión.
 
Por eso es bueno buscar un lugar tranquilo, aparcar por unos minutos el desespero y, con la mano en el pecho limitarse a sentir ese calorcito de amor que nos mantiene unidos y confiar. Sé que llevamos siglos poniéndonos en lo peor, esa suele ser la dinámica predominante en nuestras sociedades, pero, desde luego, no resulta la más eficaz. Nadie se cura poniendo sal en la herida. El bálsamo para los corazones rotos es el cariño, la suavidad, la gratitud, el perdón, la ternura…
 
Recuerda todas las veces que has sacado fuerzas de la nada para levantarte, que has preparado la comida, que has ido al trabajo, que has sonreído a un niño, que has cuidado de tus hijos, de tu padre, de tu madre, de algún amigo. Que incluso sintiéndote triste, enfadada, confusa, perdida has seguido adelante. Eres una heroína, no te quepa la menor duda y te mereces un gran homenaje. Siente como te aplaude el universo entero.

NADIE SE VA Y NADA SE PIERDE

 

“He perdido a un hijo”, le dije a un hombre sabio la primera vez que lo visité al empezar mi duelo. Y me contestó que eso era imposible, que nadie ni nada se pierde. “En realidad, tu hijo nunca ha estado lejos de ti, porqué todos somos uno y él forma parte de tu corazón».

La seguridad con que hablaba el señor Josep de que la muerte no existe, de que lo que llamamos morir solo afecta al cuerpo, que es solo un paso a un nuevo renacer, me ayudó mucho. Esa certeza ha florecido poco a poco en mi corazón. A diario constato que el amor que siento perdura, va más allá de la muerte. Aunque en dimensiones distintas, estamos unidos por lazos de amor con nuestros seres queridos.

Nuestro cariño está con ellos siempre, así como el suyo está dentro de nosotros. Eso es fantástico, tan solo tenemos que hacer grande nuestro amor para sentirlos cerca. Eso no quita el dolor y la tristeza por no verles ni abrazarles, pero da mucho consuelo, verdad? Seguir el rastro del amor, cuando todo está oscuro, es una buena opción, es sanadora.

Los seres que han partido antes que nosotros, se llevan todo el amor que les hemos dado y nosotros nos quedamos con todo el que de ellos hemos recibido. Eso seguro. Y a mi me parece que a medida que vamos aprendiendo a querernos –que es uno de los aprendizajes del duelo- ellos también se van enriqueciendo. Nadie se va, y nada se pierde.

NADA ES LO QUE PARECE

 

 

Cada vez estoy más convencida de que todo tiene múltiples lecturas y que la sabiduría consiste en no pasar por alto la que más nos enriquece el alma.

Por ejemplo, hace casi tres semanas me torcí el tobillo, caí y me rompí un hueso, el quinto metatarso del pie izquierdo. Arrastraba una fatiga de meses (quizá de años) y el Universo ha decidido pararme.

Primero, me enfadé; tenía muchas cosas que hacer, no podía estar tumbada en el sofá todo el día. Pero luego he ido comprobado el regalo inmenso que supone estar conmigo misma, aparentemente sin hacer nada.

Agradezco infinitamente este “accidente” que me permite practicar, sin distracciones, el propósito de mi alma que no es otro, en última instancia, que quererme, tratarme con dulzura y mirarme con compasión, que nada tiene que ver con la pena. No soy víctima de nada, más bien me siento afortunada.

El parón obligatorio me está permitiendo, sobre todo, indagar a mis anchas en mis antiguos recelos con una mirada más amorosa, sin presión ni culpa. Me encantaría saberlo hacer de otra manera, pero de momento acepto que es como es y no como me gustaría y está bien que así sea.

“El plan es perfecto”, aunque a veces nos cuesta lágrimas de sangre entenderlo y no me refiero ahora al pie roto, sino a la muerte de mi hijo Ignasi. Antes de nacer, probablemente pactamos lo mejor para nuestra evolución y la de las almas que amamos.

Luego, aquí, en la tierra, no entendemos nada, pero ahora que he dejado atrás el desgarro lacerante de mi duelo solo puedo que agradecer a Ignasi su inmensa generosidad por lo que nos ha enseñado a todos en casa. Su muerte nos ha permitido desplegar nuestras alas. Nadie, sin duda, quiere pagar un precio tan alto, lo sé, pero como no hay vuelta atrás, sí podemos honrarlos creando amor, en vez de resentimiento.

Si optamos por crear un mundo mejor, a pesar de los pesares, todos saldremos ganando, porqué la muerte no existe, el alma es eterna, somos chispitas divinas, aquí y en otro lado, y el amor nunca cae en saco roto. La energía no se crea ni se destruye, resuena hasta en el último confín del Universo. De eso habla el libro que estoy leyendo “El plan de tu alma”, de Robert Schwartz (https://yolyor.files.wordpress.com/2015/09/el-plan-de-tu-alma-robert-schwartz.pdf). Os lo recomiendo.

 

SÉ TU MISMA

 

Qué difícil es eso, me refiero a ser honesto con uno mismo, a ir más allá de lo que de pequeñitas nos han dicho que está bien o mal, de la personalidad que nos hemos forjado, de lo que nos gustaría ser, aunque no encajamos.

 

En general, vivimos encorsetadas. Hablo en femenino, simplemente porqué soy mujer, pero a los hombres, con alguna variante, les pasa lo mismo. Todos tenemos ego y estamos repletos de contradicciones.

 

Decimos una cosa y hacemos otra y, si por casualidad nos damos cuenta, aunque eso ocurre en raras ocasiones, nos sentimos culpables y hacemos más grande el surco de nuestros desencuentros.

 

Yo, por ejemplo, he pasado buena parte de mi vida escondiendo la ira. La rabia se la dejaba a otros miembros de mi familia, como si la agresividad no fuera conmigo, ¡como si yo no tuviera!

 

La rabia es una emoción, básica, normal, como el miedo, la tristeza o la alegría, pero socialmente se considera poco femenina, nada espiritual o evolucionada. Por eso mi mente se ha dejado la piel intentando asfixiarla.

 

Hasta que el cuerpo me avisa -a través de cualquier malestar físico- de que los depósitos de rabia están rebosando y no tengo más remedio que enfrentarme a lo que hay y liberarla. No me siento a gusto gritando, pataleando y dando golpes con cara de mala, pero es la única forma sana que conozco de sacarla.

La muerte de un ser inmensamente querido produce mucha rabia, sí, pero el simple hecho de vivir, también. El duelo es una oportunidad de despojarnos de las máscaras, de mirar hacia dentro y, con cariño, hacer inventario de las heridas, de las miserias acumuladas.

Correr, cantar, pintar, caminar, hacer yoga, tai-chi, bailar, escribir, tejer, meditar, coser… hay muchas maneras de conectar y expresar lo que sentimos, que nos ayudan a salir del encierro a cal y canto con la mente disparada. 

LAS MUJERES DE LA FAMILIA

 

Hoy es mi santo y como me llamo como mi madre y mi abuela materna, los 24 de setiembre de buena parte de mi vida han sido días de fiesta grande. Por eso hoy tengo una vela encendida que me une a ellas.

 

Pero no solo compartimos el nombre, en general, las mujeres de una misma familia nos pasamos unas a otras la manera de mirar a nuestros hijos, de estar en la vida, de sentir el paso del tiempo, de envejecer bien o mal.

 

Gracias a ellas y a todas las que nos han precedido, estoy yo aquí y todo lo bonito que pueda surgir de mi se lo dedico, se lo debo por sus desvelos, mis buenos momentos las honoran. Aunque llevan años muertas, sé que se sienten contentas si consigo, con su permiso, ir un poco más allá de dónde llegaron ellas.

Si dónde hubo sufrimiento yo, aunque sea con miedo, consigo dispersar la niebla, aunque sea un poco, nos alegra y lo disfrutamos todas..

ACEPTO QUE NO ACEPTO

A mi me parece que la clave de la serenidad, del sentirse en paz con uno mismo es aceptar lo que la vida nos depara, sin ponerle resistencia. Sí, ¡pero cómo cuesta rendirse, dar nuestro brazo a torcer y entregarse a lo que hay!

 

Formo parte de una generación de mujeres controladoras que, con toda la buena voluntad del mundo, se han especializado en adelantarse a lo que pueda ocurrir para intentar que los suyos no sufran y, así, liberarse ellas del dolor. Misión a todas luces imposible.

 

El control, el perfeccionismo, la inflexibilidad y la rigidez con uno mismo limita y, a menudo imposibilita acercarse a los placeres de la vida. No es fácil disfrutar o ver el lado bueno cuando creemos que, lo que sea que tengamos entre manos, lo hubiésemos podido hacer mejor.

 

Si a esa forma de encarar la existencia le sumas el desgarro de la muerte de un ser inmensamente querido remontar se pone muy cuesta arriba.

 

A mi entender, empezamos a darle la vuelta para bien cuando aceptamos que no aceptamos lo que, de momento, nos cuesta aceptar. Y no solo me refiero a la muerte. A veces, se trata de aceptar que no aceptamos a alguien de nuestra familia o un defecto que vemos en nosotros o en alguien muy próximo o algún problema de salud o una situación determinada en el trabajo, con la pareja… Lo que sea.

 

Os propongo que dediquéis unos minutos a pensar en una lista de lo que no aceptáis y luego deciros “acepto que no acepto lo que sea que hayáis escrito. Al aceptar que no aceptamos el alma descansa y, a menudo notamos un cierto alivio.

 

 

 

Contador

Visitas

MIS LIBROS

Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen