Mercè Castro

 

De los regalos que me han hecho mis muertos, hay uno que me encanta, que valoro mucho porque me ayuda a vivir con menos miedo, más segura y agradecida.

 

Empecé a disfrutarlo, por primera vez, cuando el desgarro por la muerte de mi hijo me daba algún respiro. En esos destellos de luz, aunque duraban poco, sentía un amor infinito. ¿Cómo era posible conectar con algo tan sublime, en medio de tanto dolor?

 

El amor que nació en mi al ser madre está presente, vive en mi para siempre. Al tomar conciencia de eso, la vida pasó a ser un lugar más agradable.

 

Ahora, al morir Lluís, mi compañero del alma, el padre de mis hijos, vuelvo a sentir esa conexión amorosa que nace de dentro y regresa a mi de la forma más inesperada.

 

Un amigo sabio, muy querido, me consoló una vez, hace años al decirme que «cuando hay amor, la presencia física no es absolutamente imprescindible, pues el amor hace presente al ausente». Cuánta verdad encierran sus palabras.

 

El amor no tiene límites ni depende de nada, va más allá de la muerte, es algo íntimo, que nos pertenece, que nos enriquece a todos. Por eso notamos a nuestros muertos vivos en nuestro corazón. Por eso somos capaces de volver a amar la vida, de abrazar y dar cariño a los que están aquí. De disfrutar de las cosas sencillas, de mirarnos con ternura.

No hay nada más gratificante que dejar brotar el amor en estado puro que hay en cada uno de nosotros.

ELLOS ESTÁN BIEN

Me imagino a mis muertos alegres, despreocupados, sin el peso de la herencia de sufrimiento y frustraciones que hay aquí, liberados ya de la incertidumbre de no saber qué hay después.

 

Sí, me los imagino amorosos, tranquilos, sin dramas, susurrándome que no tome tan apecho la vida, que juegue con ella, que no me pierda nada por orgullo, que deje estar los complejos, que no me quede en las afrentas, que sea sincera y amable conmigo misma.

 

Me encanta percibirlos así, felices y confiados, aunque cuando me atrapa la nostalgia, -como me ha ocurrido esta mañana mirando fotos- o siento dolor o miedo por algo, no puedo evitar sentirme un poco enfadada, abandonada.

 

En el fondo sé que ellos están ahí, cerquita. A solo un pensamiento. Los lazos de amor, del bueno, no se diluyen con la muerte. Al contrario, nos apuntalan, nos fortalecen. Lo demás, corre de nuestra cuenta.

Maria Mercè Castro Puig

LIBROS: «VOLVER A VIVIR»

«PALABRAS QUE CONSUELAN»

«DULCES DESTELLOS DE LUZ»

LA VIDA ES UN SOPLO

 

No hace nada fui una niña con trenzas y ahora soy una mujer mayor, de manos ya arrugadas.

 

No hace nada veía mi cuerpo como algo casi ajeno y ahora siento con gratitud cada respiración, cada latido, cada milímetro de mi piel.

 

No hace nada era casi imposible no hacer míos los conflictos de mis seres queridos y ahora sé que es más amoroso permanecer al margen. Hay batallas que no me pertenecen.

 

No hace nada creía que la muerte era el final y ahora para mi es un nuevo comienzo, lleno de infinitud de posibilidades.

 

Hace nada mi memoria se centraba en recuerdos dolorosos, ahora quiero grabar la belleza de la vida.

 

Hace nada pensaba que mi vida era dura, difícil y ahora sé que está llena de regalos, de amor, de ternura.

 

La vida es un soplo y entre medio cabe todo el Universo

 

AMAR PORQUÉ SÍ

 

 

A mi me produce una sensación de libertad inmensa amar sin condiciones. Es un privilegio querer sin pedir nada a cambio y suele producir en los demás una reacción muy agradable.

 

El cariño, por el cariño crea alegría y una sensación de poder, de seguridad, de pertenencia muy reconfortante. Ser querida es fantástico, pero querer es una elección propia, una manera de estar en la vida muy placentera.

 

No siempre lo consigo, me enredo muchas veces en capas y capas de expectativas, pero, cuando puedo darle la vuelta al marcador y entregarme con amor a lo que la vida me propone, sin más, es maravilloso.

 

Y eso empieza por sonreírme a mi misma, por darme las gracias cada vez que me trato bien, por acogerme con ternura cuando me equivoco. Ser amable contigo es el trampolín que nos permite amar a los demás tal como son. ¿No te parece?

MOMENTOS FELICES

Hay días en que nos abruma vivir, que no vemos la manera de darle la vuelta a eso que nos duele tanto. Cuando tenemos miedo nos gustaría escondernos debajo de las sábanas y desaparecer, ¿verdad?

 

Si hoy te sientes así, te propongo que nos cojamos de la mano y nos hagamos compañía. En algún momento todos nos sentimos huérfanos y necesitamos arroparnos con cariño.

 

Mira, tal vez ahora te parezca que no, pero en ti está la fuerza de tus antepasados, la capacidad de susurrarte palabras bonitas, de elegir amar y amarte sin condiciones y envolver las adversidades, sean las que sean, con dulzura.

 

La vida puede cambiar, de repente, para mal, lo sabemos, pero también para bien. No te olvides de los momentos felices, de las batallas que ya has ganado, de lo importante que has sido, eres y serás para alguien que sepa que tu felicidad es la suya. Al fin y al cabo todos, vivos y muertos, estamos unidos, enlazados por hilos de amor invisibles.

NADA ES PARA SIEMPRE

NADA ES PARA SIEMPRE

 

A veces la vida se pone difícil. Suele tener la habilidad de dar en donde más duele, en el centro de nuestra diana. Cuando eso ocurre me siento desfallecer. Aflora en mi un cansancio infinito, un desaliento familiar, antiguo, arropado por pensamientos que dan miedo.

 

Eso dura lo que dura y me mantiene paralizada hasta que esa parte sabia que tenemos todos, esa chispita divina, me recuerda que ya he vivido grandes tormentas y sea lo que sea que temo ahora pasará. Tan solo tengo que confiar y agarrarme al amor, como un náufrago a un bote salvavidas. No es fácil, lo sé, pero a mi me funciona.

 

He podido comprobar que cuando algo me desestabiliza, me aterroriza, suele ser una llamada del alma a ver esa realidad con una mirada más amorosa. Nada es blanco o negro, verdad? y la ternura, la dulzura suele iluminar los rincones más desapacibles. Nos ayuda a acoger lo que duele, hasta que el bálsamo del cariño cura las heridas.

 

Mientras tanto, creo que es bueno que no dejemos de lado la tristeza y la rabia que sentimos ante los grandes desafíos. Yo a veces me enfado incluso con los que se han ido. Que paciencia mis muertos, a los que, a veces, envidio, olvidando que la vida es un regalo, por un tiempo limitado, una aventura que, como todas, encierra momentos de desasosiego y otros de plácida calma.

 

¡Qué aguante conmigo tienen los del otro lado, los que ya se han licenciado!

AMANECER

 

Sobre todo en verano, me encanta despertarme al alba. Cuando la noche se rompe, cuando ya se intuye un nuevo amanecer es para mí un momento íntimo, agradable, mágico.

Durante ese tiempo, mi mundo guarda silencio, tan solo roto por las gaviotas que anidan en el tejado de una iglesia cercana. Somnolienta, disfruto de la pausa, de la ausencia de prisa, lejos todavía del trajín de la vida, de todo lo que traerá el nuevo día.

 

Después de la oscuridad viene la luz y, entre medio, en ese espacio sagrado nos encontramos con nosotros mismos, en tierra de nadie. Es como cuando respiramos profundamente y, antes de sacar el aire lo retenemos unos instantes. Ese es otro lapsus que me conecta, a veces, con el Universo.

 

 

Sé que no es fácil vivir con la incertidumbre que comporta el duelo, pero igual que sabemos que después de la noche viene el día, también, aunque a menudo nos parezca mentira, al dolor, si nos permitimos vivirlo sin drama, le sucede la alegría serena. Ese tránsito es más o menos largo y no termina de golpe, no, primero se intuyen destellos.

 

De nosotros suele depender mantener esa luz prendida, arropándola con ternura, sabiendo que cuando una ráfaga la apaga podemos volver a encenderla, lo mismo que ocurre cada amanecer.

HOGUERAS DE SAN JUAN

 

El calor silencia durante las primeras horas de la tarde mi calle. He bajado las persianas venecianas, para obtener algo de frescor y tamizar la luz y, de repente, se han hecho presentes otros veranos ya vividos.

La suave penumbra y la nostalgia me han llevado a la algarabía de las plazas en junio. A la excitación de los finales de curso, a la ilusión de los días largos y de las noches de fiesta, como la de San Juan.

 

Y durante unos instantes intensos me he imaginado bailando, de muy joven, en una verbena que guardo con mucho cariño en mi alma, he añorado los abrazos de seres queridos, de amigos que hace mil años que no veo, pero que siguen estando en mi corazón.

 

Me da fuerza invocar a la gente que quiero, estén aquí o no, el amor va más allá de la ausencia y me reconcilia con las ganas de vivir, de renacer después de cada tormenta. Se acerca la noche mágica, la del solsticio, la que marca el inicio del verano en mi hemisferio, esa noche ancestral en la que se encienden hogueras para quemar miedos y pedir deseos.

CREAR ARMONÍA

 

Sin darnos cuenta, durante el duelo, a menudo nos dejamos mecer por los momentos felices de la vida de antes, cuando estábamos todos aquí. Esa vida que evocamos ya no es la nuestra, pero sí forma parte de nosotras. No se ha perdido nada, no empezamos de cero.

 

Después del huracán de las despedidas nos sentimos perdidas, sí, pero el hilo de amor que nos sostiene sigue ahí. De la mano de la paciencia es posible renacer, reencontrarnos, volver a querernos.

 

En mis momentos de desconsuelo, me reconforta atesorar cariño. Ver en la calle un gesto amable de alguien, aunque no vaya dirigido a mí, me da paz. La dulzura, la compasión fortalecen ese hilo de amor que nos une a todos y da un sentido a la existencia.

 

No podemos evitar los grande vaivenes, el dolor, pero sí es posible suavizarlos con ternura; regalarnos miradas de afecto, de complicidad, abrazos sentidos, palabras bonitas… Poner la atención en la belleza de las cosas sencillas, da sosiego, es un bálsamo para el corazón.

 

DETRÁS DE LA OSCURIDAD HAY LUZ

 Si hoy te parece que no vas a poder con lo que sea que arrastras, para. Date un respiro, haz un paréntesis regálate unos instantes contigo misma para conectar con la dulzura, con el cariño.

 

Aunque estés viviendo uno de tus peores momentos, el amor sigue ahí, en tu interior, solo tienes que invocarlo. Déjate mecer, arrópate con ternura y descansa.

 

La vida tiene vaivenes, lo sabes, ¿verdad?

 

A mi me gusta imaginar que cuando atravieso una de esas tormentas, cuento con mis guías, con el Universo entero. Son mi faro, mi anclaje, mi luz.

 

Ni tu ni yo estamos solas. Nuestro corazón atesora cálidos abrazos, palabras bonitas, el cariño de los que nos han precedido, el amor que damos… y eso es mucha y buena compañía. ¿No te parece?

Contador

Visitas

MIS LIBROS

Volver a Vivir

Clicar en la imagen

Clicar en la imagen.

Clicar en la imagen